Peeling Químico Médico

Peeling Químico Médico

El Peeling Químico Médico es un tratamiento tópico que consiste en la aplicación de un agente químico irritante o cáustico sobre la piel para conseguir la eliminación de la epidermis y de partes variables de la dermis, siendo estas capas reemplazadas por otras nuevas de mejores cualidades cosméticas. El resultado de este tratamiento es el rejuvenecimiento de la piel, alisando la textura cutánea al favorecer la restructuración del colágeno, y la disminución en apariencia de lesiones preexistentes como manchas faciales arrugas, secuelas de acné, cicatrices y alteraciones de pigmentación de la piel.

Existen diferentes tipos de peeling en función del agente utilizado y su concentración (superficial/medio/profundo). Los que se suelen utilizar con más frecuencia son los ácidos glicólico, salicílico, tricloroacético, mandélico y fenol. La elección debe realizarla el especialista en función del tipo de piel y del objetivo del tratamiento, porque no cualquier peeling conseguirá el resultado esperado.

El efecto causado en la exfoliación de las capas externas de la piel muerta, revelando una nueva capa de piel con un mejor tono, textura y color. Como lo mencionamos antes, además de rejuvenecimiento facial completo, ciertos tipos de exfoliación de la piel también pueden ser utilizados para tratamientos localizados y como una manera de eliminar las estrías o rejuvenecer la piel en otras partes del cuerpo.

Este tratamiento requiere una limpieza previa de la piel. A continuación se aplicarán los distintos agentes químicos en la zona deseada. En ocasiones, para las semanas previas, se puede prescribir un tratamiento hidratante o despigmentante. Durante el tratamiento es normal la percepción de una sensación de ardor, calor o picor. Una vez concluida su aplicación se suele producir un enrojecimiento inmediato de la piel que se acompañará de una descamación en los días posteriores.

En caso de presencia de cualquier tipo de infección activa como herpes simple, verrugas víricas, molusco contagioso, impétigo etc., esto contraindica el tratamiento. En caso de tener prevista una exposición solar intensa es mejor postponerlo o evitarlo. Es importarte comentarle a tu médico sobre la realización de cirugías recientes, aplicación de toxina botulínica, maquillajes permanentes o el uso de cremas de ácido retinoico, dado que los productos con este contenido deben interrumpirse la noche anterior, reiniciándose en las 24-48 horas posteriores. Además, no se recomienda su realización en caso de estar embarazada o creer que pudiera estarlo y durante la lactancia.

Las complicaciones son escasas y se reducen significativamente si sigue las indicaciones del especialista. La más importante es evitar la exposición solar al menos 6-7 semanas tras la realización del peeling químico. En ocasiones, pueden aparecer manchas oscuras o claras en la zona de aplicación, aunque por lo general, suelen ser temporales resolviéndose en unas semanas. El riesgo de cicatrices es bajo, pero puede ocurrir en los pacientes con antecedentes de dificultades para la cicatrización, con mayor probabilidad en los peeling profundos. Por lo general, el peeling químico se considera una técnica segura, eficaz y no dolorosa.

 

Anímate y solicita ahora mismo tu cita de valoración!!!