Ácido Hialurónico

Ácido Hialurónico

El Ácido Hialurónico es uno de los rellenos faciales comúnmente usados en el área de la estética precisamente para rellenar arrugas estáticas o surcos. Actualmente existen alrededor de diez tipos de rellenos diferentes a nivel estético pero el Ácido Hialurónico sigue siendo el más seguro y utilizado debido a que es una sustancia natural que está presente en todas las células del cuerpo humano, pero especialmente en las capas más externas de la piel y en las articulaciones. De ahí que tenga innumerables propiedades en el campo de la belleza y la estética, además de la medicina regenerativa para tratar enfermedades como la osteoartritis o la artritis. Este componente lo tenemos presente en nuestro cuerpo en mayores cantidades cuando somos jóvenes; es el encargado de mantener firme e hidratada la piel, pero a medida que envejecemos se va perdiendo este valioso componente, haciendo que nuestra piel se vea menos lozana y empiecen a aparecer los temidos surcos y arrugas.

La aplicación de Ácido Hialurónico consiste en inyectar cantidades pequeñas del ácido mediante una inyección intradérmica para que se integre de forma natural a nuestro tejido dérmico mediante absorción, con la ventaja de que no será rechazado por nuestro cuerpo por ser una sustancia natural no ajena a él. Por esta misma razón se considera una forma segura de combatir las arrugas ya que no requiere de un test previo para la alergia. Al igual que el Botox®, el Ácido Hialurónico debe ser aplicado solo por especialistas, ya sea en el área de estética o de dermatología, pues solo manos expertas pueden definir el lugar preciso donde debe aplicarse y las cantidades exactas a inyectar.

Cuando la piel envejece se pierde volumen en los labios y en surcos nasolabiales; aparecen las denominadas arrugas peribucales, alrededor de la boca, y se acentúan las llamadas ojeras y las conocidas "patas de gallo"; para estos casos, que son los más frecuentes en la éstetica facial, el Ácido Hialurónico es la mejor opción. El tratamiento consiste en inyectar la sustancia debajo de la piel, a lo largo de toda la extensión que ocupa la arruga. Para evitar alguna molestia, se puede aplica anestesia local. El Ácido Hialurónico se puede utilizar conjuntamente con Toxina Botulínica porque hay zonas que pueden tratarse mucho mejor con la combinación de ambos obteniendo unos resultados excelentes. Por ejemplo, en zona de labios y surcos debajo de la nariz suele emplearse relleno de hialurónico mientras que para arrugas más arriba de la nariz se suele emplear Toxina Botulínica.

De la misma manera como ocurre con la Toxina Botulínica, los efectos del Ácido Hialurónico no son permanentes. El tiempo que permanece en nuestra piel suele ser variante pero por lo general es de 8 a 10 meses antes que sea reabsorbido por la piel.

 

Anímate y solicita ahora mismo tu cita de valoración!!!